estudio premium

Geomnia puede realizar un estudio detallado y personalizado para la monitorización en continuo de radón, junto con otros parámetros ambientales, que permita obtener una caracterización de la calidad del aire más detallada.

Consultar
Teléfono
Móvil Geomnia

Estudio premium
¿Qué es?

El estudio de monitorización en continuo de radón consiste en conocer en tiempo real y de manera continua la concentración de radón presente en el aire del espacio en estudio. Esto permite no sólo detectar una posible afección por radón, sino además identificar los factores que determinan dicha afección. Además, en caso de considerarse necesario se podrá realizar la monitorización, también en continuo, de otros factores como la presión, la temperatura, la humedad y el CO2, que son variables de gran interés a la hora de interpretar las oscilaciones de concentración de gas radón en una vivienda.

El sensor Radon Scout y Radon Scout plus

Para la monitorización en continuo de radón, Geomnia emplea Radon Scout y Radon Scout Plus. Ambos fueron creados para satisfacer las exigencias en mediciones especiales, monitorización en continuo con operación autónoma que permite realizar tanto test de corto como de largo periodo. La sensibilidad del Radon Scout permite detectar con exactitud las variaciones de concentración de radón, incluso cuando éstas son bajas. El instrumento trabaja en el modo de difusión.

La cámara de medida, está equipada con un detector semiconductor de alto voltaje, que no muestra ninguna sensibilidad contra la humedad ambiental. Está equipado con sensores internos de temperatura, humedad y movimiento (además de la presión barométrica, adicional en el caso del Radón Scout PLUS). Permite la realización de medidas de hasta 10 MBq/m³.

El estudio Premium básico tendrá una duración de 4-5 días, proporcionando un registro gráfico de 1 medida cada hora. El informe de resultados contendrá el registro gráfico obtenido de las mediciones de radón realizadas, así como de los parámetros accesorios, obteniendo así una completa interpretación sobre las oscilaciones diarias en la concentración de gas radón en la estancia medida y su origen. Este estudio puede ser de gran interés a la hora de interpretar las medidas de remediación más adecuadas y monitorizar su efectividad.

Otros parámetros para valorar la calidad del aire

Hoy en día la población realiza muchas de sus actividades cotidianas en recintos cerrados (viviendas y otros edificios), respirando un aire expuesto a contaminantes de origen físico, químico y/o biológico. Una deficiente ventilación y recirculación del aire, así como una refrigeración o calefacción inadecuadas, pueden devenir en un problema de calidad del aire que afecte a los niveles de productividad laboral o que incluso genere problemas de salud. Una labor preventiva y la aplicación de medidas correctoras son claves para disfrutar de un ambiente saludable.

En este sentido, Geomnia atesora una dilatada experiencia en el campo de la caracterización microclimática de ambientes, lo cual permite poner a disposición de nuestros clientes una gama complementaria de servicios en relación con la calidad de aire interior, tales como la determinación de niveles de dióxido de carbono (CO2) y condiciones termohigrométricas (temperatura y humedad relativa). En cualquier caso, para cualquier consulta más específica sobre la medición de otros parámetros de calidad del aire, no dude en consultar con nosotros.

CO2 El Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es un gas incoloro formado a partir de procesos de combustión de sustancias que contienen carbono. El CO2 es un componente del aire exterior en el que se encuentra habitualmente a niveles entre 300 y 400 ppm, pudiendo alcanzar en zonas urbanas valores de hasta 550 ppm. El valor límite de exposición profesional (LEP-VLA) del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) para exposiciones diarias de 8 horas es de 5.000 ppm con un valor límite para exposiciones cortas de 15 minutos de 15.000 ppm. Una concentración del 8% de CO2 (80.000 ppm) en el aire puede causar somnolencia, sordera leve, mareo, dolor de cabeza, sensación de asfixia, ataques de pánico, sudoración, falta de visión, temblores y finalmente pérdida de consciencia. La exposición a concentraciones nocivas de CO2 desvía el metabolismo aeróbico de las células al anaerobio por el déficit de oxígeno, al consumirse las reservas de ATP y glucosa de las células, dando lugar a la acumulación de acido láctico en los músculos. Aumenta la membrana celular provocando el aumento del calcio intracelular…

H2O Las condiciones higrométricas

Las condiciones termohigrométricas (temperatura y humedad) del aire interior son dos variables básicas en las condiciones de confort; además, son variables de gran interés a la hora de interpretar las oscilaciones de concentración de gas radón en una vivienda.

Geomnia mide estos parámetros con ayuda del registrador Tinytag Plus 2, que gracias a su diseño de carcasa impermeable puede funcionar en ambientes extremos. Permite el registro de hasta 32.000 lecturas con intervalos de registro programables, desde 1s hasta 10 días. También dispone de opciones de arranque y de parada.

El sensor de temperatura presenta un rango de medidas de -40 ° a 85 °C, la precisión es ± 0,6 °C a 25 °C y la resolución es de 0,4 °C a 25 °C.

El sensor de Humedad Relativa tiene un rango de funcionamiento 0-100% HR, -40 ° a 85 °C, la precisión: es de ± 3% a 25 ºC y la resolución 0,5% a 25 ºC.

leer más

Hay un aumento de la tumefacción celular y la creación de un edema intersticial, afectando de forma especial a los pulmones.

El dióxido de carbono es un gas incoloro formado a partir de procesos de combustión de sustancias que contienen carbono. El CO2 es un componente del aire exterior en el que se encuentra habitualmente a niveles entre 300 y 400 ppm, pudiendo alcanzar en zonas urbanas valores de hasta 550 ppm. El valor límite de exposición profesional (LEP-VLA) del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) para exposiciones diarias de 8 horas es de 5.000 ppm con un valor límite para exposiciones cortas de 15 minutos de 15.000 ppm. Una concentración del 8% de CO2 (80.000 ppm) en el aire puede causar somnolencia, sordera leve, mareo, dolor de cabeza, sensación de asfixia, ataques de pánico, sudoración, falta de visión, temblores y finalmente pérdida de consciencia. La exposición a concentraciones nocivas de CO2 desvía el metabolismo aeróbico de las células al anaerobio por el déficit de oxígeno, al consumirse las reservas de ATP y glucosa de las células, dando lugar a la acumulación de acido láctico en los músculos. Aumenta la membrana celular provocando el aumento del calcio intracelular. Hay un aumento de la tumefacción celular y la creación de un edema intersticial, afectando de forma especial a los pulmones.

Generalmente, en recintos cerrados las concentraciones pueden alcanzar 2.000 y 3.000 ppm, si bien la existencia de valores superiores puede interpretarse como debida a combustiones incontroladas. En ambiente interior no industrial, el CO2 procede fundamentalmente de la respiración humana, aunque sin embargo también puede existir una aportación de otras combustiones (cocinas y calefacción), proximidad de vías de tráfico o garajes o determinadas industrias.

Los usos del CO2 en calidad del aire son múltiples pues su medición puede aportar información sobre distintos aspectos y circunstancias de un edificio, que pueden repercutir en la salud o bienestar de sus ocupantes. El CO2 puede ser utilizado como indicador de olor y diferentes estudios sugieren que a 600 ppm las personas más sensibles ya manifiestan quejas y molestias. En la práctica se acepta que no debe superarse la concentración de 1.000 ppm de CO2 con el fin de evitar problemas de olor y para que el aire sea considerado aceptable para aproximadamente el 80% de los visitantes del local. La medición de los niveles de dióxido de carbono en un edificio permite detectar problemas de calidad de aire por carga química pero también puede ser un indicador de problemas relacionados con el suministro de aire y en su distribución y problemas de ventilación. Algunos organismos recomiendan la revisión de estos sistemas de ventilación cuando se alcanzan valores de 800 ppm.

Geomnia utiliza el data logger portátil K-33 ELG (CO2meter) que mide en el intervalo de 0-1% (0-10,000 ppm), además de temperatura y humedad relativa en localizaciones remotas.


Comprueba si estás dentro del área de actuación personalizada de Geomnia (zona A)

El área principal de actuación de Geomnia se establece alrededor de nuestra oficina de servicio ubicada en la Sierra de Guadarrama (Madrid). Geomnia apuesta por una atención personalizada de nuestros clientes y un asesoramiento in situ, lo cual implica que generalmente un técnico de Geomnia se desplazará al domicilio a medir en los casos en que se solicite. Geomnia establece un área de operación (Zona A) para estos servicios en los siguientes municipios de la Comunidad de Madrid:


A

  • Alpedrete

B

  • Becerril de la Sierra
  • Boadilla del Monte

C

  • Cerceda
  • Cercedilla
  • Colmenar Viejo
  • Colmenarejo
  • Collado Mediano
  • Collado Villalba

E

  • El Boalo-Matalpino
  • El Escorial

F

  • Fresnedillas de la Oliva

G

  • Guadarrama

H

  • Hoyo de Manzanares

L

  • Las Rozas de Madrid
  • Los Molinos

M

  • Majadahonda
  • Manzanares el Real
  • Moralzarzal

N

  • Navacerrada

P

  • Pozuelo de Alarcón

S

  • San Lorenzo del Escorial
  • San Rafael (Segovia)
  • Soto del Real

T

  • Torrelodones

V

  • Valdemorillo
  • Villanueva de la Cañada
  • Villanueva del Pardillo

Z

  • Zarzalejo

Área de actuación Geomnia en Madrid

Para los municipios no incluidos en esta lista, se aplicará un coste extra por kilometraje (0,15 €/km en exceso de la zona A).